Páginas

sábado, 9 de octubre de 2021

Notas de lectura del libro "Atrapa tu sueño" de Candelaria y Herman Zapp

 El viaje a algún lugar es una analogía muy empleada por muchos contadores de historias para iniciar sus narraciones. Pero a veces, para algunas personas, el viaje a alguna o a ninguna parte, puede convertirse en el objetivo primordial de su existencia. Candelaria y Herman Zapp nos cuentan en su libro “Atrapa tu sueño”, que es un objetivo de vida que bien vale la pena tener.

Les dejo algunos apuntes de la obra de estos aventureros que empezaron a recorrer el mundo empezando con un viaje hacia Alaska desde su natal Argentina, nada menos que en un viejo Graham-Paige de 1928.

Cuando tomas la vida en tus manos, cuando le das una posibilidad a la vida, la misma vida se da para que todo se te dé.

“No soy yo quien te lo dice, es el eco de mi alma que repite las palabras de quienes en el camino de la vida me las enseñaron”.

Cuando éramos niños todo lo podíamos, pero no teníamos las fuerzas, y ahora que las tenemos pensamos que no podemos. La vida deja de ser guiada por nuestro niño interior para ser guiada por un ser adulto modificado por el entorno, donde ser ese adulto significa no hacer cosas de niños y ser responsable. Cuando en realidad la responsabilidad más grande es ser feliz. Somos responsables de ser felices y si para eso tenemos que actuar como niños, bienvenido sea.

Si solo hacemos lo que para los demás es normal, terminaremos haciendo todos lo mismo, quedándonos en silencio, vistiéndonos igual, en un mundo sin risas ni cantos. Si sólo los que saben pueden hacer las cosas, nadie haría nada, porque todos alguna vez tuvieron que aprender. No te pierdas el momento, ríete mucho, si es una carcajada mejor, sé un niño, sin medir tus risas, espontáneo, fresco. No te ates al entorno, pierde los prejuicios, ríe, baila, canta, actúa y sentirás lo bello que es ser niño otra vez.

En Bolivia, se detienen a ayudarle a una señora a limpiar un pedazo de tierra que prepara para cultivar y Herman se queda reflexionando luego de escuchar a la señora diciendo “Mi porción es solo de doce metros por ocho, es lo único que tengo de tierra para trabajar. Es poco, pero mal no está, porque hay gente que no tiene nada”. Ante mis ojos -reflexiona Herman-  la señora no tiene nada pero aún así está agradecida por lo que tiene… será porque me  crié en una sociedad que te enseña a querer tener más y más, sin ver lo que se tiene, sin ver lo que los otros no tienen.

Cuando están en la oficina de la aduana, haciendo papeleos para pasar a Perú reflexionan “Obstáculos, inconvenientes y cosas inesperadas no los miren como problemas, mírenlos como pruebas. Pruebas de fuerza, de fe, de amor, de ganas. Los problemas no existen, nos los hacemos nosotros. Todo problema tiene solución. Y si tiene solución ¿Por qué es un problema?”

Ya en Perú llegan a la isla de los indígenas Uros. Se trata de una isla flotante construida y reconstruida  contantemente por la manos de los aborígenes, con el mismo material con que fabrican botes y casas: ¡juncos!. Herman nota que las casas son pequeñas y que no tienen muchas cosas. “¿Dónde guardan el resto?”-pregunta inquieto.

-No hay nada más, esto es todo. Si tienes muchas cosas, te hundes con ellas -me responde. Siento que me dice algo que no se refiere sólo a la isla flotante-. Cuanto más posees, más problemas tienes. Si andas liviano, andas con libertad- comenta mientras revuelve su comida -. Todo lo que necesites en tu vida temporal, el mundo te lo ofrecerá temporalmente. La vida no es eterna y nada te pertenece eternamente.

-¿Eres un viajero?

-La vida es un viaje y todos estamos de paso: no te cargues, no te hundas, despójate.

-Pero algunas cosas necesito llevar, estoy viajando en un auto.

-Dios hizo el mundo con todo lo que puedes llegar a necesitar y cuando esto ocurra estará para ti, confía en ello.

LA VIDA ES UNA SOLA Y TAMBIEN, ASÍ COMO SE PRESENTA, SE VA. ES MUY CORTA Y SI NO ESTÁS HACIENDO LO QUE SIENTES Y QUIERES, LA ESTÁS PERDIENDO.

-Primero haces el trabajo, aunque no te guste, porque necesitas una casa. Después será porque necesitas un auto y el resto de tu vida porque tendrás que mantener una familia… y lo que lograste tener. ¿Y el trabajo que tanto quisiste hacer? ¿Qué pasó? Algunos quisieron ser músicos, pintores, actores, cocineros, guardabosques, carpinteros, bomberos, policías…, pero las monedas pesaron más y los condujeron a otro lado… les doy este consejo: trabajen en lo que amen hacer, que el pago sea secundario, aunque sea muy necesario.

Empiezan la caminata de tres días hacia Machu Picchu. Es una caminata de tres días mayormente ascendente, en el cuarto día, entrarán en la mítica ciudad. Uno de los consejos que reciben es el siguiente: “Si sienten que su cuerpo no puede dar un paso más, si sienten que usaron toda su energía y ya no tienen más para poder seguir, pídansela a la montaña, al viento, al cielo.”

Llenándome de temas laborales lo que en realidad hacía era apabullarme y esquivar el sentido de mi vida. Era uno más dentro del montón y me parecía que estaba bien, pero en el fondo había una vocecita que me repetía que yo podía hacer algo diferente, que la vida no se basa sólo en estar ocupado y lograr más y más.

Y luego, en medio de la misma fogata, alrededor de la cual conversan todos los que van caminando en el mismo grupo hacia la ciudad sagrada, otra reflexión:

“¿Cómo pueden los gobiernos separarnos, mandarnos a la guerra y hacernos matar si en esencia somos todos lo mismo?”. Hoy tras haber recorrido muchos países “enemigos”, sólo veo humanos creados por un Dios maravilloso e iguales a mí”.

Si dejas que tu corazón te guíe, nunca estarás en el camino equivocado. Escúchalo siempre. Él mejor que nadie sabe qué está bien y qué está mal, él sabe de sueños, de amor… Síguelo, no dejes que tu mente, influida por los mandatos de otros, te reine. La mente fría piensa, en cambio tu cálido corazón siente.

No he nacido príncipe, pero el verdadero rey no nace, se hace. Sucede cuando te das cuenta de que Dios todo lo hizo para uno: los lugares con sus personas, las montañas con sus nieves, los mares con sus peces, la luna con sus estrellas. No para que gobiernes, sino para que lo disfrutes. No para que lo ordenes, sino para que sigas su equilibrio. No para que lo posees, sino para que seas parte.

Mi vida siempre tuvo tiempos, nunca imaginé hacer algo tomándome para ello los días que fueran necesarios. Un horario, una fecha o al menos un tiempo estimado, siempre precisé una guía o, mejor dicho, un límite. Para hacer este viaje con Cande calculamos seis meses siendo la primera vez que nos damos tanto tiempo para nosotros. Siempre nos había limitado el trabajo, él decidía por nosotros, era el dueño de nuestro tiempo. Incluso el decir que nos íbamos por seis meses nos sonaba a irresponsabilidad.

Bajamos a las catacumbas de la Iglesia de San Francisco  -En Lima, Capital- . todos estos esqueletos fueron personas, vivas, con familias, amores, sueños… ahora son solo huesos.

Ahora, después de ver tantos muertos, siento que estamos de paso.

La vida es un préstamo que un día se cobra. Nadie escapa, nadie le gana a la muerte. La vida es un obsequio de Dios, lo que hacemos con ella es nuestro regalo a él.

Nadie tiene tan poco como para no dar y nadie tiene tanto como para no recibir.

Hablando con un capitán, le comparte “Crucé el Atlántico en dieciséis días, nunca pensé que sería tan rápido. Tardé más de quince años en decidirme y en poco más de dos semanas ya estaba del otro lado del mundo. ¿Se dan cuenta de las vueltas que di?, ¿Del tiempo que perdí?. … El secreto para CUMPLIR UN SUEÑO, ES EMPEZAR.

Cuando llegas a ser capitán de tu propio barco, cuando sabes los secretos del mar y de las tormentas, es imposible que dejes que otro te diga qué hacer. Cuando llegas a capitán, aunque sea de un barco muy pequeño, no hay marcha atrás. Cuando llegas a capitán eres capitán para siempre.

 

Cada vez que vivan un momento especial, no dejen de ver qué aprendieron de él, porque sí les pasó es por algo. Ustedes busquen enseñanzas. Toda persona puede enseñar, pero pocos aprender. Muchas veces frente a tus narices hay algo muy importante: puedes verlo y aprenderlo o dejarlo pasar. Ante el mismo profesor unos aprenderán más que otros. Aprendan con cada cosa que vean, con cada cosa que pase.

 

¿Cuál es el contrario de soñar?

Nos quedamos pensando, buscando cuál será: -No sé, no encuentro ninguno – le digo.

-Es que no lo hay, no existe, no hay nada ni nadie en contra de un sueño. Todos soñamos, no hay quien no lo haga. Todo y todos estamos a favor de los sueños. Es una felicidad muy linda cumplir un sueño, y también lo es y tal vez más ayuda a cumplir un sueño… muchas veces necesitarán ayuda y muchísima gente querrá ayudarles, pero si no lo piden, no sabrán como hacerlo. Pedir ayuda es decir te necesito, necesito de tu esfuerzo, de tu tiempo y de tus conocimientos, para algo que solo no puedo hacer, pero que sí será posible si cuento con tu auxilio. Pedir ayuda es necesitar a otro para hacer algo juntos, y que alguien necesite de nuestra ayuda nos hace sentir útiles, necesarios, que somos parte de algo. Ayudar es un sentimiento muy lindo, tan lindo como cumplir un sueño.

(Fin de la parte 1)

 

 

 

 

No hay comentarios: