Páginas

domingo, 3 de octubre de 2010

The Shawshank Redemption


I just watched an incredible movie, “The Shawnshank Redemption” starred by Tim Robbins and Morgan Freeman. And it touched me.

Lately, I´ve been transforming myself into a movies fan but most of all: a good movies fan. I´ve seen a few good ones and a lot of not that good ones. But this one worth it the time invested. If you haven´t seen it, I would recommend you to write it down in your bucket list. You must see it.
The biggest lesson is: You must have hope to the future. Even if that future doesn´t seem much happy or good for you and the ones you love. Even if right now the noisy storm keeps making all the sounds that keep your brain and body and soul full with fear to living. Living is such a beautiful gift we have received and time is so short to enjoy all the beauty in the world that sometimes I think spending more minutes doing that thing you don´t like to do sounds like a waste of time. Maybe right now you don´t have a choice but you must keep that hope alive. Things would change sooner or later. And you must be prepared for that.
The other big lesson is: friendship is the greatest gift you can give to anybody. And it´s free and also priceless even if that may sound paradoxical.
 That one I´ve learned when I was much younger. I read a lot during my first years and discovered a beautiful small book: Le Petit Prince written by Antoine-Saint Exupery. I´ve learn French to read it from the original (not the only reason to learn the Moliére language though). And enjoyed the great lessons from living that are behind the story.
Suddendly without being aware some tears were running through my cheeks and I felt like all my existence I´ve been locked into a prison. Not the one from the Morgan Freeman movie but one of a very different nature.
When I discovered Facundo Cabral, I was like 18 years old. An old argentinan friend who was also my mom´s friend told me there was such an amazing singer who use to sing in front of a lot of people without making much noise and without the usual paraphernalia of all the current popular singers. He was like a prophet just repeating the words you wanted to hear about the best way of living a good life.
He showed me that God send us to live in the world not just in the small amount of land we call home. Our home in fact, is the whole world. And there´s plenty of beauty to see and enjoy out there.
When I go outside my house and watch the stars. When I go the Masaya´s volcano and see how small I am. And the even smallest size of my biggest problems, suddenly all happens to have a reason to be.
When I come back in time and think about all the decisions I’ve made and I think about all the consequences such events have in my current way of living, I think about my current decisions more carefully. Sometimes I think too much. Sometimes I would prefer not to think that much. But first of all I must accept who I am. And then, think about other things.
Watching movies and reading a good book can be good for me. But finding new people from all around the world can be a rewarding activity from now on. Discovering the world God made to me is such an interesting activity that sometimes I forgot that I need to think about other people that count on me. I think sometimes that the human nature is intriguing  and curiously try to open that Pandora’s box to find out what would it be like to know somebody like my own hand.
Yes, we are all imprisoned into our own jails. Yes, sometimes we don’t know exactly what we are capable of doing. Yes, I’ve been watching too many movies during the last days. Yes, I liked it a lot but I must do other things to live the experiences in life. Suck the marrow of life is such a beautiful thing to do while alive. Don’t you think?
October 3th, 2010.


Sueños de Fuga 
Acabo de ver una increíble película “Sueños de Fuga” (no sé qué manía tienen de cambiarle siempre los títulos originales a las películas para hacerlas más comerciales) protagonizada por Tim Robbins y Morgan Freeman. Y me llegó.
Ultimadamente, me he transformado en un fanático de las películas pero más que todo, un fanático de las buenas películas. He visto algunas buenas y otras no tan buenas. Pero esta sí valió el tiempo invertido. Si no la han visto, les recomendaría que la anotaran en su lista de cosas por hacer. Deben verla.
La lección más grande es: debes tener esperanza en el futuro. Aún si el futuro no se vislumbra feliz o bueno para vos o para los que amas. Aún si la tormenta sigue haciendo esos ruidos que mantienen tu cerebro tu cuerpo y tu alma con miedo  a vivir. Vivir es una cosa tan maravillosa que nos ha sido dada y el tiempo tan corto para disfrutar de toda la belleza del mundo que a veces pienso que gastar más minutos haciendo algo que no te gusta es una pérdida de tiempo. Tal vez ahora no puedas elegir pero debes tener tus esperanzas vivas. Las cosas cambiarán más temprano que tarde. Y debes estar preparado para ese cambio.
La otra gran lección es: la amistar es el más grande regalo que puedes darle a alguien. Es gratis y a la vez algo a lo que no puedes ponerle precio, aún si suena algo paradójico.
Eso lo aprendí cuando era más joven. Leía mucho durante mis primeros años y descubrí un hermoso librito: El Principito, escrito por Antoine Saint-Exupery. Aprendí francés para leerlo en su idioma original (aunque no aprendí la lengua de Moliére sólo por esa razón). Y disfruté las grandes lecciones de vida que están detrás de la historia. Repentinamente sin siquiera darme cuenta descubrí algunas lágrimas rodando por mis mejías y sentí como que mi vida entera había pasado encerrado en una prisión. No como la de la película de Morgan Freeman sino una de muy distinta naturaleza.
Cuando descubrí a Facundo Cabral tenía como 18 años. Una vieja amiga argentina que también es amiga de mi madre me contó acerca de este increíble cantor que solía interpretar sus canciones enfrente de mucha gente sin hacer mucho ruido y sin la parafernalia usual de los cantantes de moda. Era como un profeta repitiendo las palabras que querías oír acerca de la mejor manera de vivir una buena vida.
Él me mostró que Dios nos envió a vivir en el mundo no solo en el pequeño pedazo de tierra que llamamos hogar. Nuestro hogar, de hecho, es el mundo entero. Y hay mucha belleza que ver y disfrutar ahí afuera.
Cuando salgo de mi casa y veo las estrellas. Cuando voy al volcán Masaya y veo lo pequeño que soy. Y veo el pequeño tamaño de mis grandes problemas, de repente como que todo tiene sentido.
Cuando regreso en el tiempo y pienso acerca de todas las decisiones que tomé en el pasado y pienso en las consecuencias que esos eventos tuvieron en mi actual forma de vivir, pienso en mis decisiones actuales con más cuidado. Algunas veces pienso mucho. Algunas veces deseo no pensar tanto las cosas. Pero primero debo aceptarme. Y luego, pensar en otras cosas.
Ver películas y leer un buen libro puede ser algo bueno para mí. Pero encontrarme con nuevas personas de todo el mundo puede ser una actividad que me de satisfacciones de ahora en adelante. Descubrir el mundo que Dios me hizo es una actividad tan interesante que algunas veces olvido que necesito pensar en otras personas que cuentan conmigo. A veces pienso que la naturaleza humana es intrigante y curiosamente trato de abrir esa caja de Pandora para averiguar lo que sería conocer a alguien como la propia palma de mi mano.
Sí, todos estamos presos en nuestras propias cárceles. Sí, algunas veces no sabes lo que eres capaz de hacer. Sí, he estado viendo muchas películas durante los últimos días. Sí, me gustó mucho verlas pero debo hacer otras cosas para vivir las experiencias de la vida. Sacarle el jugo a la vida es una cosa tan bella para hacer mientras estamos vivos. ¿No lo creen así?
3 de Octubre 2010.

No hay comentarios: